Realidad aumentada

Realidad aumentada

Paradigma convergente de interacción hombre-máquina

El impulso de los nuevos medios disponibles para crear y divulgar información mediante tecnologías digitales ya es un hecho. Las grandes corporaciones de Internet, son ventanas de exhibición que viven literalmente de información producida por los usuarios y lo que reina es el alcance y popularidad de los medios.

La tecnología de la realidad aumentada es una de las promesas más fuertes en cuanto a las tendencias en recepción de contenidos. ¿Un paso más en el avance de la virtualidad y su aproximación a lo real?, ¿Una tecnología híbrida que transformará a nivel social, cultural y biológico los comportamientos humanos?
Presentación de la técnica de realidad aumentada
Realidad Aumentada, qué es y para qué sirve –
Caminando por la calle pasamos junto a una tienda de indumentaria que nos gusta mucho. La camisa de la vidriera nos llama la atención. “¿La tendrán en mi talle?” Antes hubiéramos entrado a preguntar. Ahora, con solo apuntar nuestro dispositivo móvil, podemos recibir un torrente de información y saber no solamente que dicha prenda efectivamente está disponible en todos los talles, sino también en qué colores, qué descuento tenemos en este local con nuestra tarjeta de crédito y qué otros artículos en oferta podrían interesarnos de acuerdo a nuestras últimas adquisiciones. Incluso algunas aplicaciones nos permiten comprobar si la camisa nos sienta bien sin tener que probárnosla.
En los últimos cinco años, con el auge de los nuevos dispositivos móviles y la web 2.0, comenzó a utilizarse el término Realidad Aumentada (RA) para referirse a las tecnologías que permiten incorporar a las capas del mundo ¨real¨, elementos del mundo virtual (ya sean etiquetas, videos, mapas, información adicional a la disponible a simple vista), enriqueciendo por lo tanto la percepción humana. A diferencia de la realidad virtual, que crea un mundo nuevo que está aislado del real, la realidad aumentada implica añadir capas de virtualidad a entornos reales que vemos con nuestros ojos.
Algo de historia
El término Realidad Aumentada fue utilizado por primera vez por Tom Claudel, un investigador de la compañía Boeing, de quien se dice que acuñó el término a comienzos de la década del 90. Por ese entonces, para reparar y montar aviones de la compañía los operarios empleaban un visor montado sobre su cabeza que permitía visualizar textos y diagramas relativos a la parte del avión que se estaba reparando.
En 1999 se difundió el término cuando Hirokazu Kato creó ARToolKit, librería base del mundo de Realidad Aumentada. De las aplicaciones en mecánica se pasó a nuevos campos, como los juegos, el marketing, la publicidad, la comunicación empresarial e incluso la educación. En la actualidad, el logotipo oficial de Realidad Aumentada indica a los usuarios en qué sitios pueden aprovechar sus aplicaciones para así maximizar su experiencia e interactuar de otra manera con la realidad que los rodea.
En un comienzo, los sensores que se utilizaban eran magnéticos, ópticos o acústicos y muy costosos. También se hacía necesario que existieran determinados marcadores que el software pudiera interpretar para así brindar una respuesta. Hoy día cada vez más aplicaciones trabajan sin marcadores, basadas en reconocimiento facial, de imágenes y otra información contextual.
Cómo funciona
En la actualidad, los dispositivos que nos permiten acceder a la Realidad Aumentada son económicos y están al alcance de todos. Se trata en parte de los teléfonos inteligentes o smartphones, los cuales -gracias a diversas aplicaciones- nos permiten acceder a las diferentes capas de información no disponibles mediante nuestros cinco sentidos. Por ejemplo, al llegar a un bar podemos saber, con solo enfocar el lugar con una pantalla inteligente, si alguno de nuestros contactos de determinada red social está allí, cuáles son las bebidas que se sirven, qué recomendaciones de la barra han hecho usuarios anteriores, e incluso si alguien del lugar sería potencialmente compatible con nosotros como pareja.
Todo ello es posible gracias a elementos del dispositivo tales como la cámara, el GPS, su acelerómetro, que combinados con sistemas de reconocimiento visual y la información disponible en la nube, nos permiten una experiencia de fusión de la realidad visual y virtual. Además de los smartphones, nuevos dispositivos como los Google Glass, presentados en junio de 2012, permiten cada vez más una experiencia rica e integradora. Y todo parece indicar que esto es solo el comienzo.
La tendencia actual en el mercado es a incorporar cada vez más la Realidad Aumentada como un concepto para diferenciarse de la competencia, mejorar la experiencia de los usuarios y alcanzar los públicos específicos. Pero esta novedosa tecnología no se limita al ocio y al consumo. Por el contrario, la Realidad Aumentada está siendo implementada tanto en el mercado inmobiliario como en la industria, pasando por la robótica, las cirugías y la educación (tanto presencial como a distancia).
La Realidad Aumentada no es un concepto nuevo, ya que se la viene utilizando desde hace 40 o 50 años, sostiene el alemán Christopher Peterk, especializado en el desarrollo de aplicaciones inteligentes. Ya desde entonces se la venía utilizando en la industria automotriz. “Pero el 2012 constituye un hito para esta tecnología: muchos proyectos comenzaron a utilizar realidad aumentada como parte de sus comunicaciones”, agrega Peterk. En los últimos años, las aplicaciones que tiene han crecido a una alta velocidad, a tal punto que ya se está hablando de que la RA está dando lugar a una nueva revolución industrial.
Una transformación exponencial
Así como en su momento Internet era una curiosidad en la que incursionaban unos pocos con visión comercial, pero hoy en día nadie se cuestiona el valor de tener un dominio propio o una presencia sustancial en las redes sociales, también la incorporación de Realidad Aumentada a las empresas se está dando en forma paulatina. En países asiáticos ya es una herramienta de trabajo más. Mercados como el argentino cuentan con una presencia emergente de la RA, que en este momento es un factor para diferenciarse de los competidores.
Sin embargo, las tendencias del mercado marcan que esta tecnología sea utilizada cada vez más de manera recurrente. De acuerdo con Esteban Anguita, Director de Innovación del Instituto de Investigación LabHuman, “es un hecho que esta tecnología ha llegado para quedarse”, y reconoce la aplicación de RA en ámbitos como los siguientes:
Puesta en valor de la prensa, los libros de papel y los folletos publicitarios, que de esta manera continúan siendo competitivos aún frente a los e-books (libros electrónicos). Aplicaciones en turismo, ya sea en restaurantes, atracciones o museos. La realidad aumentada aporta a la experiencia añadiendo información así como permitiendo intercambios con otros usuarios. Marketing y fidelización de clientes, a través de campañas innovadoras que apuestan por el gusto personalizado del consumidor. Aplicaciones en educación, ya sea presencial  o como e-learning.
Manufacturas aumentadas
Desde Hannover, la firma alemana Software AG viene desarrollando Augmented Manufacturing, un sistema que simplifica y hace más eficiente la producción industrial, facilitando los procesos de montaje a los trabajadores. A la vez que hace más sencillo el trabajo, el sistema reduce los tiempos y los costos de capacitación de mano de obra, y posibilita mayor rotación de tareas. El sistema, que recuerda en más de un sentido a los videojuegos, ya está siendo implementado por firmas de renombre como Siemens y Baasf. En un futuro cercano, Software AG tiene prevista la incorporación de la tecnología Google Glass.
El futuro ya está aquí: Google Glass
Pocas novedades han sido tan anticipadas y esperadas como los anteojos de Google. Las Google Glass y su tecnología HMD (head-mounted display) permiten prescindir de las manos, tomar fotos, grabar videos y acceder a Internet y a todas las aplicaciones de RA viéndolas directamente frente a nuestros ojos, y operarlos mediante comandos de voz. La primera versión, los Google Glass Explorer Edition, por ahora solamente está disponible en beta para residentes de los EE.UU y cuestan US$ 1500. Se espera que la versión para consumidores salga a la venta el año próximo.
Marco teórico-práctico de la tecnología
En la actualidad circulan dos definiciones para el término Realidad Aumentada que son aceptadas por la mayoría. Por un lado, la creada en 1994 por Paul Milgram y Fumio Kishino, Milgram-Virtuality Continuum, que sostiene que, partiendo de un entorno real y uno virtual, en medio de ambos encontramos la realidad mixta. Esta a su vez se divide en dos: la Realidad Aumentada y la Virtualidad Aumentada.
Por otro lado, en 1997 Ronald Azuma aportó su propia definición. Para él, la RA debe cumplir con tres requisitos, a saber: combinar elementos virtuales y reales, interacción en tiempo real, e información almacenada en 3D.
Antecedentes
Si bien hace pocos años que la RA comenzó a revolucionar el consumo, la industria y la comunicación, esta tecnología no es nueva ya que tiene antecedentes que se remontan a 50 años atrás. Ya desde los años 60, un director de fotografía llamado Morton Heilig creó el Sensorama (un simulador de motocicleta que además de imágenes ofrecía sonido, vibración y olfato). Pocos años después, Ivan Sutherland inventa la display de cabeza (HMD), primera ventana a un mundo virtual. De 1989 es el término Realidad Virtual y sus primeros intentos de comercialización (Jaron Lanier), y como ya hemos mencionado en la introducción, Tom Caudell crea el término Realidad Aumentada en los años 90.
La tecnología que lo hace posible
¿Cómo puede un dispositivo incorporar elementos del mundo real y traducirlos a lenguaje electrónico, para devolverlos enriquecidos con información virtual? En la actualidad, esto se hace mediante dos tipos principales de soportes: los handheld (teléfonos móviles inteligentes) y los HMD, o Head-Mounted Display, como los Google Glasses. Lo que los diferencia es que los primeros se llevan en la mano, mientras que los segundos, al dejar las manos libres, permiten moverse con total libertad. Coinciden en estar integrados por un sistema de visualización, un dispositivo de entrada (cámara, GPS, acelerómetro, etc.) y un CPU lo suficientemente potente como para que permita procesar video en tiempo real.
Realidad Aumentada Vs. Realidad Virtual
Vivimos rodeados de estímulos que podemos captar mediante los cinco sentidos. Lo que hace la tecnología RA es añadir, a estos estímulos reales, elementos de otro mundo, un mundo virtual que se apoya en otro entorno. Pero la interacción entre ambos se da en tiempo real y se muestra en tres dimensiones, “se construyen nuevos mundos mixtos coherentes con ambos sistemas”.
En este sentido, la RA se diferencia de la RV, que crea un mundo nuevo a partir de elementos virtuales, completamente separado de la realidad. Los soportes de la RV, como los que se emplean en algunos videojuegos, apuestan precisamente por separar de su entorno real al jugador, de manera que se sienta inmerso en su totalidad en la nueva realidad. No es posible vivir de manera permanente en la RV. En cambio, en la RA, al integrarse los elementos de ambas realidades, en principio se puede permanecer por tiempo indefinido.
El futuro de la realidad aumentada
Imaginemos que, al salir a la calle con nuestros HMDs, identifiquemos a cada desconocido según sus gustos, su orientación sexual, o si tiene antecedentes penales, sin necesidad de hablar con nadie. Imaginemos publicidades personalizadas que solamente se les aparezcan a sus potenciales compradores. Imaginemos un mundo donde el límite entre lo virtual y lo real sea cada vez más difuso.
Hay quienes postulan que la progresiva incorporación de RA a nuestras vidas marcará una nueva manera de vivir las comunicaciones humanas, expandiendo nuestra conciencia y nuestra percepción por afuera de las limitaciones del cuerpo. Todo intento de pensar cómo podría afectar las sociedades y la interacción entre las personas a largo plazo, y si esto será algo positivo o negativo, pertenece por ahora al campo de la filosofía o la ciencia ficción.
Estado del arte
¿A qué perspectiva se va a orientar la Realidad Aumentada? De acuerdo con el informe Realidad Aumentada: una nueva lente para ver el mundo (Col. Fundación Telefónica  Ariel)  que fue presentado en el Museo de las Ciencias de Valencia, el público global se verá alcanzado en los próximos 5 a 10 años. Por ahora, las principales aplicaciones van “desde el marketing y ventas, hasta la medicina, educación, turismo, el entrenamiento o el ámbito militar”, y se han podido desarrollar con relativa velocidad gracias a la cada vez mayor popularidad de los smartphones.
Estamos comenzando a vislumbrar el potencial de la RA en tecnologías como los libros educativos –como los que edita la compañía alemana Metaio que, mediante un sistema de marcadores y captura de imagen a través de webcam, permiten ver en pantalla la representación 3D de sus imágenes-, los entretenimientos en ferias y parques temáticos –como Futuroscope, que permite recrear animales prehistóricos- o en la robótica –como la interacción tanto visual como táctil con personajes que permiten los modelos creados por la compañía japonesa Different Dimension Inc.
Más allá de que, como ocurre con cualquier nueva tecnología, la Realidad Aumentada también tenga sus detractores, en general predomina el optimismo acerca de una tecnología que implica, básicamente, expandir la percepción humana. Por supuesto, sus ventajas (y sus riesgos) dependen del uso que se le dé.
¿Llegará la realidad aumentada a revolucionar las comunicaciones humanas de la manera en que lo hizo Internet? ¿Cuántos años le llevará al público masivo incorporar dispositivos como los HMD en su vida cotidiana? ¿Cómo se pueden controlar los riesgos de la exposición pública y la pérdida de intimidad que implica un uso masivo de tecnologías de RA? ¿Qué avances técnicos veremos en las próximas décadas? ¿Qué posibilidades presenta la RA para campos como la medicina, la exploración espacial o el arte?
No Comments

Post A Comment